SE TÚ MEJOR COACH

0
63

Por: Esther Rodríguez

Desde hace varios años observamos el rigor y demanda del mundo laboral moderno, que sobre la base de la competencia ha desplegado el llamado empoderamiento femenino, y el emprendimiento, donde la mujer también ha encontrado su espacio.

No es para nadie desconocido que éstas demandas laborales, representan la fortaleza comercial del momento, sumando grandes esfuerzos económicos y de planificación, demanda de tiempo y sacrificios familiares, lo que de alguna forma en el caso de la mujer, le coloca vulnerable ante los diversos roles que en muchos casos debe asumir, y surge entonces la pregunta: Cómo debe aplicarse a sí misma la mujer de hoy el «coaching» como mujer, esposa, madre, abuela, empresaria y ejecutiva?

Filipenses 4:8 nos dice

…»todo lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable, si hay alguna virtud o algo que merece elogio, en esto meditad».

Escuché recientemente el relato de la vida de una mujer, que no sé si ubicarla  en testimonio, drama o historia. Cómo se puede venir al mundo y desde el día «0», ¡padecer tanto!  Mi mente quedó en blanco, y luego sólo pude decirme: Gracias, Gracias, Gracias Señor por la vida, los padres y la familia que me has regalado, y perdón por todos los momentos buenos y no tan buenos en que he sido infiel y mal agradecida, porque no son jamás un ápice, en comparación a los de muchas otras mujeres que no imaginaron al ver la luz, que su vida sería una tragedia.

Ella concluye su relato clamando para que las mujeres Protejan y cuiden sus hijos, y al escuchar lo que «logró de ellos en medio del terror de su vida», sólo puedo preguntar a ti mujer que me lees:

Cómo asumes aplicar para ti misma el «coaching que necesitas» como mujer, esposa, madre, abuela, empresaria y ejecutiva?

La demanda de una familia y el rol de esposa, son ineludibles y de gran peso en la eternidad.  De igual manera ofrecen el regalo del sentido de pertenencia de algo construido y administrado sólo por ti y tú esposo, y de nadie más.

Es la real empresa que da sentido a la existencia, una familia procreada en amor, y su valor y aprecio sólo sus corazones pueden aquilatar, resguardar y proteger.

El legado espiritual en la familia, es dejar un corazón lleno de tesoros eternos que no se acaban, y que nunca estarán en peligro porque no son nuestros, sino de Dios.

Empodérate sí, con el mejor  Coach, la Palabra de Dios, que te indica claramente cómo! en

*Filipenses 4:8

…»todo lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable, si hay alguna virtud o algo que merece elogio, en esto meditad».

  • Etiquetas
  • Fe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí